Carmen Mesa nació en Encinas Reales, un pueblito de la provincia de Córdoba, en el seno de una familia numerosa y humilde. Intensa, profunda y pizpireta, empezó a bailar cuando no levantaba un palmo del suelo y sigue haciéndolo cuarenta años después.

El baile es su pasión, su alimento y el sentido de su vida.

 

Estudió flamenco en Córdoba y se terminó de formar con una beca en la Fundación Hereen de Sevilla. Allí se desarrolló profesionalmente durante más de diez años hasta que el destino la llevo a Buenos Aires. Cumplió así su sueño de niña: llevar su arte flamenco a los sitios más lejanos y recónditos de los Andes Argentinos.

Allí comienza nuestra película. Conoceremos el mundo de Carmen siguiendo sus taconeos por caminos, cerros y ciudades.